ORGULLO LATINO

Tiempo de lectura: 4 minutos
For Latinos, Christmas is better on the beach

Para los latinos, la Navidad es mejor en la playa


Es una celebración navideña de arena, playa y sol que compite con todas las ideas de las festividades de Hollywood.

Todos hemos oído hablar de una Navidad blanca: las mañanas frescas, los copos de nieve cayendo, el frío casi insoportable y acurrucarse frente a la chimenea con una taza de chocolate caliente.

En resumen, todo lo que las películas nos han hecho creer que es de lo que se trata la Navidad.

Por el contrario, poco se ha dicho sobre celebrar la temporada festiva en una playa tropical, un lugar que no solo es naturalmente más cálido sino que emana otro tipo de calidez, la que proviene, en gran parte, de las personas que viven ahí.

Al pasar mi infancia en la costa, y más recientemente en Puntarenas, he tenido la oportunidad de vivir navidades como estas en Costa Rica. Nunca olvidaré esos cálidos y soleados días de Navidad que he pasado en la playa.

Lo primero que debes saber sobre la celebración de la Navidad en Costa Rica es que, si bien será alegre y brillante, no será blanca. En Centroamérica, no sabemos de nevadas.

La temperatura cae unos 14.4°F, un poco más fría de lo habitual (las temperaturas normalmente rondan los 86°F pero en diciembre bajan a unos agradables 71.6°F a 77°F debido a la acción de los vientos alisios).

Durante diciembre, el viento sopla con más intensidad, lo que significa que el sol no incide tan fuerte, es más una caricia suave y constante de aire cálido en la mejilla, ¿y a quién no le gusta eso?

navidad en la playa

Las alegrías de la Navidad en la playa

Despertarse con un clima más agradable automáticamente hace que todo el día sea mejor. Aprovechábamos el viento fresco para dar paseos por la playa.

Hablando de puestas de sol, ¡guau! Los atardeceres en la costa del Pacífico en esta época del año son realmente los mejores. Nada se compara con los cielos rosa, naranja y amarillo con leves destellos de la noche azul clara. Cambiaría cualquier nevada por un atardecer en una playa centroamericana.

Por supuesto, la comida es la protagonista durante esta época. Siempre esperábamos con ansias la preparación de los tamales navideños. Para nosotros, pequeñas masas de maíz rellenas de carne de cerdo o pollo, arroz, zanahoria, chile y otras verduras, encantadoramente envueltas en hojas de plátano antes de ser cocinadas.

Quizás la tradición más importante en estas fechas es reunirnos en familia para prepararlos. Recuerdo bien que nos reuníamos en casa de mi abuela, que vivía a 20 minutos de la costa, un sábado o domingo por la mañana. Las tías y los primos iban llegando uno a uno y cada uno buscaba su lugar en la mesa.

Delante de todos había un montón de hojas de plátano y mientras unos limpiaban las hojas otros preparaban el condimento de la masa (cada familia tiene su forma secreta de condimentarla y difícilmente la compartirán contigo) mientras otros hacían los diferentes rellenos.

¡Ay, cómo extraño esos tiempos! Después, cuando los tamales estaban bien envueltos se cocinaban durante muchas horas mientras jugábamos fútbol o al escondite en el patio de la abuela. Al mismo tiempo, los adultos preparaban carne asada para la cena. Esos fueron los mejores tiempos.

navidad en la playa

Momentos valiosos con los seres queridos

Además de tamales, en diciembre preparamos ponche de huevo, torta navideña (con guaro y frutos secos) y diferentes variedades de carne roja, cerdo y pollo (el pavo no es popular en Centroamérica como plato navideño).

Al crecer en un pequeño pueblo costero ubicado en el norte de Costa Rica (casi llegando a Nicaragua), también preparábamos pargo a la parrilla y hasta atún. Siempre asábamos a la parrilla el pescado envuelto en hojas de plátano y les puedo asegurar que nada sabe mejor que eso.

Entre todo, la gente es quizás el mejor componente de la Navidad en la costa. La alegría que trae la Navidad se siente en el aire y como aquí estamos lejos de las grandes ciudades y de los centros comerciales, lo que hacemos es salir, caminar y compartir.

La gente se sienta en sus porches con una taza de café o el periódico del día, o simplemente con el corazón abierto y los labios llenos de historias.

Me encanta pasear por la playa, con pequeños restaurantes iluminados por velas y la luz de la luna, escuchar las olas romper en la costa y caminar hasta el bar del centro del pueblo.

Después, la noche antes de Navidad, nos reuníamos en la casa de nuestros abuelos para compartir la comida del día (recuerden los tamales) y ver las caras sonrientes de los niños mientras se acercaba la medianoche y podían abrir sus regalos que estaban debajo del árbol.

¡Durante muchos años mi árbol de Navidad fue más una palmera de Navidad!

Posteriormente, terminábamos las fiestas con un paseo por la playa y escuchando el canto del mar hasta el amanecer.

Puedes ver entonces por qué es un misterio para mí que las películas insistan en vender una Navidad fría antes que una llena de sol, playas y paseos junto al mar.

 




Ana Sofía Morales


También te puede gustar

Volver a Orgullo Latino

El sonido de una nación: ¿dónde se originó el mariachi?

Con su grito distintivo, el mariachi es la máxima expresión melódica de angustia y felicidad.

Los términos hispano y latino no deben mezclarse

Si bien cada persona es libre de identificarse a su manera, es fundamental comprender las raíces de...

Los increíbles actores latinos que cambiaron la cara de Hollywood

Su éxito fenomenal ha causado que la industria del cine reconsidere t...