Orgullo Latino

Los mayas descubrieron el dulce favorito del mundo

Reading time: 3 minutes
Los mayas descubrieron la golosina favorita del mundo

Los mayas creían que el chocolate era un manjar de los dioses.

A pesar de haber sido representados durante décadas de una forma muy poco precisa en los medios de comunicación estadounidenses y europeos, los mayas desarrollaron una de las mayores y más avanzadas civilizaciones del mundo en Mesoamérica hace más de 2000 años. Misteriosamente, estos avances se pasan por alto mientras los libros educan a los niños sobre los avances de civilizaciones "menos melánicas".

Entre sus descubrimientos de hace miles de años se encuentra el cacao, hallado por primera vez en la cuenca del Amazonas. La zona estaba habitada en gran parte por los mayas y ahora sabemos que alberga más variedades de cacao que cualquier otra parte del mundo.

Las pruebas de que fueron ellos quienes descubrieron el chocolate son claras: los mayas eran excelentes registradores, con un imperio que realizó una serie de descubrimientos intelectuales, científicos y artísticos sin precedentes en la época.

Hoy en día, esto deja claro que una de las grandes civilizaciones antiguas de América Latina es responsable de uno de los dulces favoritos del mundo, entre muchas otras cosas contribuciones en ciencia, matemáticas, agricultura e ingeniería.

Bebiendo chocolate

El alimento de los dioses

Los registros mayas están llenos de referencias al cacao que se remontan a alrededor del año 600 a.C., más de 2000 años antes de que los colonizadores lo llevaran a Europa.

Para los mayas era más que un alimento. Era un signo de prestigio, un referente social y una bandera cultural. Se utilizaba durante las ceremonias religiosas, se dejaba en las tumbas cuando morían personas destacadas y se entregaba como regalo o dote.

La religión maya afirma que el cacao fue entregado originalmente al pueblo por el dios Hunahpú y, por lo tanto, tiene un valor sagrado, solo superado por el maíz. 

Registros posteriores muestran a Ek Chuah, el dios del chocolate, y parece que la diosa de la tierra fértil y de las cosechas exitosas recibió el nombre de Ixcacao en su honor.

Cuando se consumía, los mayas solían moler los granos de cacao y dejarlos en remojo para crear una bebida. Lo sabemos por las largas y delgadas vasijas con inscripciones que indicarían su uso. 

Los mayas también solían añadir otros ingredientes a esta bebida de chocolate, como achiote, chile, maíz y vainilla. De este modo, le daban un sabor más agradable a lo que, de otra forma, sería una bebida amarga y desagradable.

Por supuesto, el chocolate no solo era venerado por los mayas. Los aztecas, la última gran civilización nativa de Mesoamérica, también veneraban el cacao.

Incluso hay una imagen de una mujer azteca sirviendo chocolate en el Códice de Tudela, un antiguo libro escrito entre 1530 y 1554.

Cacao

Dulces finales

En años posteriores, a medida que el chocolate se volvía más y más codiciado, tanto los mayas como los aztecas utilizaban el cacao como moneda. 

Mientras que los pagos de mayor cuantía se hacían a veces con quachtli, rollos de algodón de una longitud o calidad estándar, los granos de cacao podían utilizarse para compras más pequeñas. 

Cuando los aztecas tomaron el control de la región del Soconusco, en el suroeste de Chiapas, las plantaciones de cacao de los mayas eran tan valiosas que el ejército azteca fue enviado para protegerlas.

En la actualidad, Chiapas, Tabasco y Guerrero siguen siendo las principales regiones productoras de cacao de México. Muchos de los que ahí cultivan siguen remontándose al impresionante imperio maya. 

Lo mismo ocurre en muchos países de América Central: la civilización maya abarcó Guatemala, Belice y México, así como algunas zonas de Honduras y El Salvador. Muchas de las comunidades con las que trabajamos formaron parte de este imperio y muchas de las personas con las que trabajamos descienden directamente del antiguo pueblo maya.

Esto incluye a Capucas en Honduras, Acatenango en Guatemala y Chiapas en México, todas conocidas regiones productoras de café. 

Como parte del compromiso de Mayorga Coffee de compartir las historias de nuestro gran y poderoso pueblo creamos el Mayan Blend, un café obtenido directamente de los agricultores de la región que siguen los pasos de los mayas en la actualidad.


También te puede gustar

Volver a Orgullo Latino

Innovadores antiguos: todos hemos aprendido de los incas

"Los incas crearon el imperio más grande que existió en el hemisferio sur e incorporaron los avances culturales y tecnológicos de las culturas ance...

¿Cómo influyeron las telenovelas en las soap operas?

Cuando Ugly Betty se estrenó en Estados Unidos, fue un éxito inmediato. Con episodios de 42 minutos a lo largo de cinco temporadas, seguía al perso...

Hemos traído la salsa al mundo

"Todos nos sentimos naturalmente orgullosos de saber cómo bailar y mover las caderas", dice Teo Gómez, propietario e instructor principal de baile ...