Orgullo Latino

Hemos traído la salsa al mundo

Reading time: 3 minutes
Baile de la salsa

Vivir mi vida.

"Todos nos sentimos naturalmente orgullosos de saber cómo bailar y mover las caderas", dice Teo Gómez, propietario e instructor principal de baile en The Salsa Sabrosa School en Nueva York.

"También, nos brinda un importante sentido de identidad en el que podemos sentirnos representados por algo tan universal como un género musical".

Durante años, Teo ha sido testigo del importante papel de la salsa en la comunidad.

Hoy en día, el atractivo global de nuestra música en general es innegable. La salsa ocupa un lugar especial en los corazones, y las caderas, de muchos.

Teo piensa que el rápido ritmo de la salsa ha mantenido su popularidad a lo largo de las décadas, incluso cuando géneros como el reguetón se vuelven cada vez más habituales.

"Todavía hay muchas personas interesadas en la salsa y en el baile, y nuestra cultura se mantiene viva gracias a eso", dice Teo. "Creo que es algo que siempre estará aquí". Es importante que sea así.

"Es fundamental apoyar y mantener vivo este género que representa a tantos países latinos, y que la salsa siga viva en Nueva York como una representación de nuestra cultura".

"La salsa no solo es importante desde un punto de vista físico, sino también emocional y psicológico. Nos permite crear lazos, divertirnos y celebrar nuestro legado".

Baile de la salsa

"Tengo que moverme"

Con nombres reconocidos como Celia Cruz, Tito Puente y, más recientemente, Marc Anthony asociados al género, la salsa ha tenido popularidad desde los años 60, cuando apareció por primera vez en la ciudad de Nueva York.

"La salsa brindaba un ritmo y una música con la que podíamos vivir", explica Izzy Sanabria, promotora musical. "Era la esencia del alma latina".

Pronto, todo el mundo acogió la nueva música de estilo cubano que sonaba desde las discotecas del centro de la ciudad hasta las calles de Harlem. Hoy en día, se sitúa junto a otros géneros musicales icónicos como la bachata y la kizomba, como una forma de expresarnos y celebrar nuestra diversidad cultural.

"La salsa es uno de los fenómenos más dinámicos e importantes de principios del siglo XX", dice Danny Cepeda, residente en San Diego. "En muchas comunidades hispanas sigue siendo el estilo de música bailable más popular".

Un verdadero punto de inflexión fue 1978, cuando Fania Records publicó el álbum de salsa más vendido e influyente de todos los tiempos: Siembra. El álbum, una colaboración entre el salsero Willie Colón y el cantautor Rubén Blades, nos instaba a evitar el consumismo y despertar sobre las realidades que nos rodeaban.

"Hay un sentido de pasión, vulnerabilidad y urgencia en las canciones que me resulta tan atractivo que siento la necesidad de moverme", dice Perla La Gadeon.

"Esta música no es fácil de escuchar porque puede parecer demasiado recargada y desordenada para la gente que no está acostumbrada. Cuando aprendes a mover tu cuerpo al ritmo de la música eres capaz de apreciar todos los matices". 

"Tienes que estar totalmente presente en el momento y llevar tu cuerpo al ritmo de la música y de tu pareja. En mi caso, simplemente no puedo concentrarme en los problemas mientras bailo y esa sensación de euforia constante en la pista de baile no ha desaparecido hasta ahora".

Musica salsa

Rompiendo las barreras de clase

Ubicado en Broadway y la Calle 53, el Cheetah Club es considerado por muchos como "el lugar donde nació la salsa" en Estados Unidos.

En él se han presentado artistas como Willie Colón y Héctor Lavoe, y han trabajado músicos como Johnny Pacheco, Larry Harlow, Ray Barretto y Eddie Palmieri.

Para muchos, el Cheetah Club es sinónimo de salsa y, supuestamente, el lugar donde se acuñó el nombre del género. Desde aquí conquistó toda la ciudad y, en poco tiempo, se podía escuchar en las calles de todo Manhattan y más allá.

Los inmigrantes y la clase obrera fueron los primeros en bailar salsa, explica Teo. Aunque, muy pronto, personas de diversos orígenes comenzaron a bailar este ritmo.

Todo el mundo rindió su cuerpo a los tambores y trombones. Así, se derribaron las barreras sociales que muchos consideraban imposibles de romper en la época.

"La salsa no tiene barreras de clase", dice Teo. "Nadie presta atención al nivel social de las personas en la pista de baile".

A pesar de que la música "ha experimentado variaciones más lentas, basadas en el pop y las baladas a medida que han pasado las décadas", para la mayoría de los músicos como Eddie, siempre se ha tratado de lo básico. 

Ya sea la salsa vieja o la salsa dura, dice que lo que "mantiene a los aficionados de todo el mundo moviendo los pies y lo que hace que la gente siga conectada emocional y culturalmente a lo largo del tiempo es el ritmo y el paso".


También te puede gustar

Volver a Orgullo Latino

Innovadores antiguos: todos hemos aprendido de los incas

"Los incas crearon el imperio más grande que existió en el hemisferio sur e incorporaron los avances culturales y tecnológicos de las culturas ance...

¿Cómo influyeron las telenovelas en las soap operas?

Cuando Ugly Betty se estrenó en Estados Unidos, fue un éxito inmediato. Con episodios de 42 minutos a lo largo de cinco temporadas, seguía al perso...

Doña Ángela: la abuelita que está superando a Gordon Ramsay en YouTube

"Me recuerda mucho a mi abuela que falleció", dice una comentarista en un artículo de Latinometrics. "Me conecta un poquito con mi abuela que trató...