ORGULLO LATINO

Tiempo de lectura: 4 minutos
A young boy enjoys hot cocoa in Central America

¿Por qué los latinos prefieren el café al chocolate caliente?

Aunque el chocolate caliente tiene una historia más larga, el café se ha abierto camino en los corazones de los latinos como símbolo de herencia, comodidad y significado cultural.

¿A quién no le gusta una buena taza de café o chocolate para calentar el alma? Ambas bebidas son reconfortantes, sabrosas y brindan la excusa perfecta para devorar una deliciosa repostería.

Se pueden disfrutar en todas las estaciones y, si no te importa quedarte despierto (u optas por un descafeinado) se pueden consumir a cualquier hora del día.

Aquellos que viven en América Latina son bendecidos por el hecho de que tanto el café como el cacao crecen en abundancia en todo el continente.

Nuestros países son potencias mundiales del café. A pesar de que llegó al continente hasta el siglo XVIII, aportamos más de la mitad del suministro mundial y cultivamos muchas de las variedades más buscadas, incluidas Pacamara y Geisha panameña.

La historia del cacao es similar. Entre 2015 y 2016, producimos un promedio de 744 000 toneladas, lo que equivale a casi el 20 % de la producción mundial total. En cuanto a cacao “fino” y “aromático”, somos responsables del 80 % de la producción, con un total de 198 000 toneladas exportadas solo en 2015.

Si bien el chocolate caliente sigue siendo básico en muchos hogares latinos, el café es casi siempre un claro favorito. ¿Por qué se da esto?

xocolatl

Xocolātl: una antigua bebida latina

Para muchos de nosotros, el primer recuerdo que tenemos es beber una mezcla dulce de café con leche de un biberón. Y, a medida que envejecemos, se convierte en un vehículo de unión social y una forma de conectarnos con nuestra herencia.

“Empecé a tomar un cafecito con leche y galletitas cuando tenía cinco años”, dice Valeria Michel, de la Ciudad de México. “Cuando tenía 13 años, ya tomaba café solo”.

De hecho, un informe publicado por la Asociación Nacional del Café de Estados Unidos mostró que los latinos son los mayores consumidores de café “gourmet” de cualquier grupo y que más del 65 % de los latinos habían consumido café en las últimas 24 horas.

El café es sin duda un alimento básico en la cultura latina, no solo como bebida, sino como un medio para unir a las personas. Está profundamente arraigado en nuestras costumbres sociales y rituales diarios.

Aunque este no es siempre el caso. Mucho antes de que llegara el café al continente, se consumía algo más parecido al chocolate caliente que conocemos hoy.

Conocida como xocolātl, esta bebida de chocolate amargo se derivó del cacao, que creció de forma nativa en gran parte de Mesoamérica. Fue ampliamente consumida por los mayas y aquellos dentro del Imperio Azteca. Al igual que el café, se pensaba que elevaba el estado de ánimo y proporcionaba energía.

Por lo que sabemos, el xocolātl también se consumía como bebida ceremonial, como durante las ocasiones religiosas, y actuaba como punto focal para las reuniones sociales. En este sentido, cumplió un propósito similar al del café actual.

Por qué el café se convirtió en la bebida preferida de los latinos

Cuando el café llegó a Latinoamérica a principios del siglo XVIII, rápidamente se convirtió en una fuente de intriga.

Pronto se hizo evidente que muchas de las tierras altas de la región se adaptaban perfectamente al cultivo, con un clima ideal y un suelo volcánico fértil que se prestaba a fuertes rendimientos.

A medida que creció la producción de café en la región, el consumo también se generalizó. Aunque el chocolate caliente seguía siendo una bebida importante, el café comenzó a superarlo a medida que se hacía más disponible y era buscado por sus efectos estimulantes.

Con el paso del tiempo, el café se convirtió en mucho más que una bebida con la capacidad de unir a las personas y crear conversaciones. La combinación de experiencia social y sabor exquisito lo ha convertido en una parte vital de nuestra cultura e identidad, ya sea que estemos bebiendo un cortado en un café bullicioso o compartiendo un cafecito con nuestra abuela, tiene una forma de crear recuerdos duraderos.

Aunque nos encanta el sabor, la experiencia, la comodidad que aporta, también amamos el significado cultural del café. Es un símbolo de nuestra herencia, un recordatorio de dónde venimos y las tradiciones que nos hacen ser quienes somos.

Esto no quiere decir que el café y el chocolate caliente sean mutuamente excluyentes. Quienes disfrutan del café también pueden disfrutar de una taza de chocolate caliente. De hecho, el amor perdurable por el chocolate caliente se refleja en las diversas formas en que los latinos lo preparan.

En México, por ejemplo, les encanta su chocolate condimentado con palitos de canela y chile en polvo, mientras que el chocolate caliente colombiano tradicional (que tiene un sabor un poco más amargo que dulce) generalmente se prepara con tabletas de chocolate negro puro e incluso una cucharada de queso.

Una taza caliente de café o chocolate caliente puede ser un compañero leal para ayudarlo a mantenerte despierto o en cualquier otra ocasión.

Para obtener el mejor café orgánico cultivado por latinos, consulta la gama de cafés especiales y mezclas de café de origen único de Mayorga Coffee.




Luis Rodas


También te puede gustar

Volver a Orgullo Latino

Mayorga Coffee’s Eduardo Choza Wins US Roaster Championship 2024: Exclusive Interview

Last weekend at the Specialty Coffee Ass...

What is a Microlot Coffee?

Microlot coffee focuses on uniqueness, quality, and the pursuit of the extraordinary. Whether you're a seasoned coffee ...

Roasting Coffee: As Told by the Top Coffee Roaster on the East Coast

The unique flavors and aromas of Latin American coffees are often the result of meticulous roasting techniques that acc...